En la puerta del horno…

Por Lu Ballentine Ilustraciones de Belén Osorio (Belh Ilustraciones)   Hay dos cosas de las que los alemanes se sienten particularmente orgullosos y no son la cerveza ni el currywurst, sino la calidad de su agua potable y de su pan. Para los alemanes, su pan es más grande que la vida. Lo extrañan con devoción y miran tristes los huecos, blandos y blancos remedos que circulan en nuestra América Latina, especialmente en los países al norte del Ecuador. Los chilen

¡No te vendas, pan!

Por Laura Ramaciotti   Aún me acuerdo de lo impactante que fue para mí, cuando chica, ver que una bolsa de marraquetas costaba como 300 pesos (como 5 veces menos que los cereales que me gustaba comer). Ya tenía la solución para el hambre en el mundo, le dije a mi mamá: “comprémosle a todos pan!”. No fui la primera en pensarlo, ni claramente seré la última. No por nada dijo Pablo Neruda que la victoria, en vez de alas, tiene un pan en la espalda. Y aunque la cosa es un poco m

Pan salvavidas de fin de semana largo – ‘hágalo usted mismo’

Resulta que a veces cuando vives solo, hay un sinfín de circunstancias a las que uno debe enfrentarse; sobre todo si uno se va a vivir a la 'rechupalla del mundo' en un pueblito que tiene todo cerrado un fin de semana largo.
Frente a ese pormenor me encontré un sábado por la mañana en casa, sin pan alguno ni nada que se le asemeje para acompañar mi desayuno y once en esos días... Afuera, llo

Pan Automático

Por Paulina Cáceres.
Ilustración de Paz Rebolledo (@manzanarana.manzanarana)

Desde hace un tiempo como pan hecho por mi.
Digo que es hecho por mi pero todo el trabajo lo hace una máquina para hacer pan. Es un pan mucho más sano. ¡Es incluso vegano! Uso mantequilla vegetal, miel, leche de coco, levadura, harina y sal.
Echo los ingredientes en la máquina, apreto un botón y listo. No tengo ni siquiera que amasar. Pareciera el pan ideal.
Pero a mi pan le falta algo.
Cuando lo saco de la máquina está inflado y oloroso, pero al rato se deshincha y se arruga.
Me imagino que se siente solo. Debe ser su alma ancestral de pan acostumbrada a estar siempre en sociedad.

Pan Pita

Al pan pita se le atribuye ser uno de los alimentos más antiguos de la humanidad, reportándose sus orígenes en el Medio Oriente.

Muy utilizado en países como Turquía, Egipto y en la Península Arábiga, se difunde su consumo a Europa ya en la Era Moderna.

Se conoce por ser un pan plano que se abre y se rellena con distintos alimentos, haciendo de sobre o tenedor para estos.

A Sudamérica llega a principios del siglo XX, luego de la ola de inmigración árabe y libanesa, haciéndose popular al día de hoy en diferentes versiones, ya sea de harina blanca o integral.

A continuación les compartimos la receta, gentileza de Scarlet Espinoza, dueña de Meter La Cuchara.

Fotos de Leo Luarte.

 

PAN PITA

De esta mezcla salen 12 unidades. Se pueden hacer en sartén u horno.

Tiempo: 1hr 5 min
3 reposos de 10 min, 1 reposo de 30 min y 5 min de horneo.
Ingredientes:
  • 300gr harina blanca
  • 200gr harina integral
  • 325gr agua – fría de la llave
  • 18gr aceite oliva
  • 15gr azúcar – o una cucharadita miel
  • 5gr levadura fresca
  • 8gr sal
  • + aceite de oliva para el mesón
Procedimiento:
1. En un bowl grande mezclar las harinas con la sal, revolver con la mano.
En otro bowl mas pequeño mezclamos el agua, levadura y azúcar/miel. Deshacemos la levadura en el agua.
2. En el bowl que tenemos las harinas y la sal, agregamos la mezcla de agua y levadura, y el aceite de oliva. Con una mano limpia tenemos el bowl y con la otra vamos mezclando todo. Una buena forma de hacer esto es estrujar la mezcla, así se incorpora de a poco todo. Hacemos esto hasta juntar todo y que no queden secos. No amasamos, la idea es juntar todo y dejar reposar 10 min en el mismo bowl tapado con bolsa de plástico (o alusa plast) o un paño de cocina.
Pasados los 10 min se darán cuenta que la masa ya está más hidratada y manejable, no migosa. En el mesón limpio echamos unas gotitas de aceite de oliva, y sobre eso amasamos la masa por unos 10 segundos máximo. En serio que amasamos muy muy poco. Créanme se asombrarán al final. El aceite se va a absorber y eso indica que no debemos seguimos amasando. Hacemos esto 2 veces más. Es decir, 3 tandas de 10 min en total. Después del último amasado, dejamos reposar 30 min en el bowl tapado para que la masa no pierda humedad.
3. Pasados los 30 min ponemos un velo de harina en el mesón, y tiramos la masa encima. La aplastamos en la misma forma redonda y dividimos en 12, como es circular, yo primero divido en 4 y después cada cuarto en 3. Hacemos bolitas con cada pedazito para luego con un uslero/botella de vino y la ayuda de harina abajo y arriba de cada masita, aplastar para que queden con forma circular.
4. Ahora queda al gusto de ustedes como cocinar este pan.
Si es en una sartén, debe ser a fuego medio, no tan alto porque o si no se van a tostar mucho. Se deben dar vuelta cada 30 seg al comienzo. Después dejar más tiempo. Una vez que se inflen están listos.
En un horno precalentado a 200ºC – 220ºC, deben poner los panes en la lata y hornear. Quédense al lado del horno, esto es rápido. Pasados los 4 min, se comienzan a inflar los panes. Cuando se inflan, cuento 1 min más y apago el horno.

¿Cómo se hace el pan?

El pan, definido por la RAE es un alimento que consiste en una masa de harina, por lo común de trigo, levadura y agua, cocida en un horno. De acuerdo a sus características físicas y químicas se definiría como “esponja con alvéolos de gas dispersos en una fase semisólida con propiedades viscoelásticas, una fase líquida continua y diferentes contribuyentes integrados”.   Lo primero es lo primero: harina y agua El pan, entonces, es básicamente la mezcla de har

Las Torrijas o Pain Perdu

Por Delphine Larvoire, fundadora del blog de comida Ratatouille.   Las torrijas son un antiguo postre Europeo realizado a partir de pan, que en cada país tiene su preparación y su propio nombre. En Francia le dicen “Pain Perdu” (pan perdido) por estar hecho con pan añejo, duro, remojado en leche y huevos, que luego se fríe. En Alemania se conoce como “Armen Ritter” (Caballero Pobre). El origen de este postre es mist

El pan: origen antropológico

Hace alrededor de 8 milenios, en plena época neolítica, se produjo la mutación del genoma del trigo silvestre que dio como resultado una planta con semillas más grandes. Por esta misma época el homo sapiens inicia el cultivo de este trigo, provocando una verdadera revolución que dio paso a una nueva etapa en la historia: la edad antigua. Iniciándose las primeras civilizaciones en Mesopotamia y Egipto, se descubre que si esta pasta plana formada por la mezcla de agua y semillas d

Sanguche de Bagel

Comer sanguches es de chilenos.
Y comer sanguches hechos con bagel es de chileno 
picao a hipster. Por lo que para no quedar fuera de combate, nuestro sanguche del día de hoy tendrá como protagonista a este novedoso y delicioso pan.

 Por si usted lector, que está frente a la pantalla ahora, no sabe a que pan nos referimos, estamos hablando de aquel que tiene un agujero en el centro.
Este pan tiene como particularidad, que previo a ser horneado, se cocina en agua. Resulta ser un pan denso con una cubierta ligeramente crujiente.

Su origen lo sitúa en Europa Central. La leyenda (que es mentira) cuenta que un panadero de Cracovia elaboró este pan y se lo llevó de regalo al rey de Polonia, Juan III Sobieski luego de la victoria contra los turcos otomanos en la Batalla de Viena.
El nombre “bagel” proviene de la palabra en 
yiddish “beiguen” que significa “doblar”, y por cierto otro de sus posibles orígenes, que data de la cocina judía, sostiene que este pan era una especie de regalo entregado a las mujeres que recién habían dado a luz.
A principios del siglo pasado, motivo de la emigración de ciudadanos europeos y judíos, el bagel empezó a producirse en Norteamérica, específicamente en Montreal y Nueva York.
Según algunas fuentes, el bagel consistía en un pan bien humilde que se vendía y se exhibía ensartado en palos de madera, de esta forma los panaderos ambulantes lo transportaban más fácilmente sin arruinarlo.

Los orígenes pueden ser varios, puede ser alguno de los mencionados como ninguno. Lo cierto es que hoy encontramos bagels en casi cualquier panadería fashion de Santiago.

Típicamente he visto bagels rellenos con queso crema, salmón y alguna que otra hoja verde.
Casi caigo en la tentación de preparar lo mismo en casa, sin embargo, algo me detuvo y decidí preparar un sanguche más original, dentro de lo que los ingredientes disponibles me podían permitir en ese momento.

 Ingredientes:
– 1 bagel cubierto con semillas de sésamo
– Aceite de oliva
– 2 champiñones Portobello
– Albahaca a gusto
– Jamón de pavo, cortado en pluma
– Queso brie
– Curry oriental
– Cúrcuma

Preparación:
1. Saltear los champiñones en aceite de oliva, añadir una pizca de cúrcuma y de curry oriental.
2. Abrir el bagel y agregar unas gotitas de aceite de oliva.
3. Luego, añadir los champiñones salteados, el queso brie (procure comprar un buen queso brie… un pequeño auto-regalo que de todas maneras lo va hacer más feliz), el jamón de pavo y las hojas de albahaca.

Acomódese, ponga su lista de spotify favorita y dispóngase a disfrutar de esta maravilla.

Este es un sánguche que hay que comer con hambre. Es para cuando uno anda con un bajón de aquellos, de esos que no perdonan.