¡Incluso cuando los huevos son caros, es sorprendente que cuesten lo poco que cuestan!

Son orbes (¡sólidos y duros!) que han sido expulsados ​​de animales, pero que están disponibles para nosotros por docenas. Los huevos son perfectos, ya que contienen todas las vitaminas y minerales que los humanos necesitamos para sobrevivir, entre ellos, las vitaminas B12, B2, A y B5, y mucho, mucho más. ¡Los huevos son milagros!

Peso a peso, en comparación con cualquier otra proteína animal, los huevos podría decirse que son un robo. En los supermercados, un huevo convencional tipo Cintazul cuesta $140.- la unidad, versus uno proveniente de gallinas felices sale $300.- aprox.

Las diferencias son evidentes: las cáscaras de los huevos de gallinas felices vienen en un arco iris de colores pastel, y sus yemas son casi tan anaranjadas como la fruta. En el caso de estos huevos, significa que los pollos corren alrededor de los campos, comiendo insectos y pasto. Tiene un rango de libertad mayor, un término que el técnicamente se define de una forma algo incómoda como que “se les ha permitido el acceso al exterior”. Pero, ¿por qué exactamente los huevos felices cuestan tanto más?

 

El espacio

Estos huevos, provenientes de distintas regiones del país, son básicamente más caros por el espacio en el que habitan, sitios donde encuentras vegetación hasta donde alcanza la vista. (No hay un criterio para la cantidad de espacio al aire libre al que tienen acceso estas gallinas felices, solo que hay más que ninguno, y está afuera). Lo que algunos campesinos tratan de hacer es mantener la mitad de la hierba, la mitad de la tierra, para que tengan lo mejor de ambos mundos, “a los pollos les gusta tomar baños de polvo”  y pueden ir al pasto y al forraje si lo desean.

 

Las aves

Las gallinas felices no comienzan a empollar hasta que tienen dieciséis o diecisiete semanas de vida, y mantenerlos con vida hasta entonces cuesta dinero.

 

La alimentación

Además de lo que picotean en el pasto, los pollos son alimentados con un alimento orgánico hecho de maíz, trigo y soya, producido de manera convencional, sin embargo, caro.

 

La ineficiencia

La gallina industrial pone en promedio unos trecientos huevos al año, una gallina feliz pone menos de 200. Las gallinas que están juntas se dedican a empollar huevos, su energía va directamente a ese huevo, en vez de salir a revolotear afuera.

Además los criadores de estas gallinas felices tienen depredadores con los que lidiar, como zorros, halcones, águilas, etc.

 

El trabajo

Los criadores mueven las gallinas a diferentes parcelas a mano. La palabra recolección es apropiada en este caso: los huevos deben recolectarse de las unidades móviles donde se colocan en cajas nido.

Esto se contrasta con algunas instalaciones comerciales más grandes, donde las gallinas enjauladas ponen huevos que inmediatamente se recogen y aceleran a lo largo de una cinta transportadora.

 

 

*Artículo basado en la ya extinta revista “Lucky Peach”

WRITE A COMMENT