Sopa de Almejas de ALTO IMPACTO

Es una sopa humilde pero cumplidora. Para 3 personas.   Ingredientes:
  • 1 lata de almejas
  • 1 litro de leche
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebollín (entero)
  • 1 zanahoria
  • 1 papa
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Pimienta, no le añadimos sal porque la lata de almejas ya viene con suficiente. Pero queda al gusto del consumidor por supuesto.
  Modo de preparación. Hacer el sofrito con el

Chicken Run: la historia del que no se fugó.

Existe la evidencia de que la película Pollitos en Fuga, estrenada en los cines por ahí por el cambio de milenio, es real. Hoy contaremos una arista desconocida: la historia del pollito que no se fugó. Este relato fue entregado por uno de sus protagonistas, que vive actualmente en una granja de Gallinas Felices, por ahí cerca de Yumbel. ---------------------------------------------------------------------------------- Érase una vez, en la granja de do

En gustos no hay nada escrito

Por Natalie Messer   Siempre lo he dicho (y sin miedo): No me gusta el pan. Siento que es de esos alimentos que siempre están en el centro de la mesa orgullosos, el comodín,  y el culpable de muchos cambios en la ruta de vuelta a casa debido a que "alguien debe pasar a comprar pan para la once". Pero como todo odio tiene algo de amor. Debo reconocer que a veces siento un amor culpable por él. Cuando viajo fuera de Chile un tiempo largo, ¡cómo te extraño crujiente maraquet

Sublime Tártaro de Salmón

Les compartimos nuestra versión de tártaro de salmón, el aperitivo perfecto. Para dos personas. Ingredientes: – 200 gr de salmón picado en cuadros – 1 pepinillo (en salmuera) picado en cuadros – 1 cucharadita de ají verde picado – 1 cucharada de alcaparras – 1 cucharadita de cebollín picado – 1 pizca de jengibre picado – Aceite de sésamo – ciboulette para decorar – mostaza con ají (sino encuentras mostaza de grano) – mayonesa de soya – jugo de un limón

Las vertiginosas andanzas de Renato el conejo

Ilustración por Ignacio Pimentel Ascui   El conejo Renato era un conejo común y corriente. Salía, bebía y fumaba de vez en cuando. Eso sí, era un fumador social: cuando bebía, a veces se fumaba un pucho. Le gustaban las ensaladas y, como buen conejo hípster, no le gustaba tanto la zanahoria y la lechuga con balsámico lo mataba… Con una vinagreta era feliz. Renato tenía un montón de amigos y, gracias a él, uno de ellos, Jerónimo, se hizo

¡No te vendas, pan!

Por Laura Ramaciotti   Aún me acuerdo de lo impactante que fue para mí, cuando chica, ver que una bolsa de marraquetas costaba como 300 pesos (como 5 veces menos que los cereales que me gustaba comer). Ya tenía la solución para el hambre en el mundo, le dije a mi mamá: “comprémosle a todos pan!”. No fui la primera en pensarlo, ni claramente seré la última. No por nada dijo Pablo Neruda que la victoria, en vez de alas, tiene un pan en la espalda. Y aunque la cosa es un p