El Larousse Gastronomique lo describe como plato chileno.

El propio Pío Nono, después de pasar por Chile en 1824, y antes de ser nombrado papa, lo citó en la famosa frase “beatus chilensis qui manducam charquicanem”.

Es el plato típico de la mamá y de la abuelita.
¡Es el mismísimo y honorable charquicán!

Empezó septiembre y en Guatitas queremos ponernos a tono preparando este tradicional platillo.

Pero un segundo… ¿de dónde viene el charquicán?
Una elocuente fuente* señala que el charquicán tuvo su origen por ahí por el siglo XV. Se manifiesta también que se trata de un plato mapuche, que originalmente se preparaba con charqui de guanaco.

Charqui, del quechua, significa “carne asada” y cancan, del mapudungun, que significa “asado”.

Vayamos directo al grano: la receta.

Ingredientes:
– 1/2 kg de asiento de picana (o carne molida)
– 1 cebolla grande picada en brunoise
– 4 papas grandes, sin piel
– 1/4 kg de zapallo
– 2 dientes de ajo, picados
– 2 tazas de caldo de carne
– 1 cucharadita de ají de color
– 1 cucharadita de orégano
– 1 pizca de comino
– 2 tazas de choclo desgranado
– 1 taza de porotos verdes picados
– 2 cucharadas de aceite vegetal
– Sal

Preparación:
1. Corte la carne en cubitos de 2 cm aprox.
2. Saltee en una cacerola con el aceite caliente por 3 minutos.
3. Agregue la cebolla y saltee por 3 minutos.
4. Añada las papas y el zapallo cortado en cubos, el ajo picado y los aliños.
5. Agregue el caldo y hágalo hervir.
6. Cocine por 25 min a fuego medio, hasta que las papas estén casi cocidas.
7. Agregue el choclo con los porotos verdes y cocine 5 minutos más.
8. Deshaga parcialmente las papas y el zapallo con una cuchara, tratando de dejarlos ni muy enteros ni muy molidos.
9. Sirva caliente con una buena ensalada chilena, como en la foto. O si prefiere ser más tradicional, decore con un huevo frito ¡insuperable!
¡Ñami! ♪

*Elocuente fuente: algo así como varias pasadas por google consultando por “historia del charquican”, “charquican Chile”, etc. Si, efectivamente, a esto nos referimos con esa expresión… Y no sea más papista que el papa.

 

ESCRIBIR UN COMENTARIO