Dicen que la costumbre de comer ñoquis los días 29 nace de una leyenda que se remonta al siglo VIII.

Algunos historiadores se lo atribuyen al joven Pantaleón, médico que en aquel entonces vivía a la orilla del Pedieos, en la ciudad de Nicosia.

Un día, luego de una noche de desenfreno Pantaleón decide convertirse al cristianismo con el fin de hacer un borrón y cuenta nueva. Para hacer esto efectivo, peregrinó por el norte de Italia, recorriendo pueblos y practicando milagrosas curaciones por las que luego fue venerado.

Un día que andaba con hambre, pidió pan a unos campesinos. Estos, conociendo sus poderes sobrenaturales, lo invitaron a compartir su humilde mesa. Muy agradecido, Pantaleón les anunció un año de pesca y cosechas abundantes. Ciertamente la profecía se cumplió, junto con otros tantos milagros que no vale la pena mencionar en esta ocasión.

Dicho episodio se dio un 29 de julio, vaya a saber uno de qué año. Sin embargo, esta es la razón por la que se recuerda ese día con una comida sencilla, representada por los ñoquis.

Este rito consiste en poner dinero bajo el plato, que representa deseo de prosperidad. La idea es no gastar ese billete hasta el mes siguiente. Sino, el milagro no llega.

En esta ocasión queremos promocionar la cena secreta del próximo 29 de junio para recaudar fondos de la campaña de crowdfunding de idea.me.

Inscripciones en el link CENA SECRETA: LA FORTUNA.

Locación: en algún lugar del barrio Bellas Artes.

Dado que se trata de un 29, se trata de la fortuna y se trata de ñoquis.
Son 5 cupos. No se la pierdan!

 

 

ESCRIBIR UN COMENTARIO